TEO EN LA PLAZA Lunes 27 de abril de 2020. 10:30h de la mañana. Barrio del Carmen. Tras 40 días confinados, por fin el pequeño Teo de dos años puede salir a la calle a jugar. No tenemos miedo pero no sabemos bien qué nos vamos a encontrar. Las calles huelen a desinfectante. Los pájaros pían sin cesar. El sol brilla fuerte. Se respira aire puro. Buscamos la mirada con las pocas personas que nos cruzamos por la calle, pero intentando hacerlo siempre desde lejos. Paseando descubrimos una plaza totalmente vacía, donde solo hay palomas y se escucha el agua de la fuente. Hemos llegado a la Plaza de la Virgen. Famosa por la cantidad de personas que la cruzaban día tras día llenándola de vida. Donde antes solo se escuchaba gente, ahora solo estamos Teo y yo. Y ahí es donde nos damos cuenta que el mundo se ha parado por completo.