LA SONRISA ESCONDIDA. Nuestra cotidianidad ha cambiado, hemos aprendido a sonreír con los ojos y a abrazarnos sin tocarnos. Los seres humanos tenemos una gran capacidad de adaptación como especie y como sociedad que nos permite acomodarnos a (casi) cualquier situación.