El lugar de pensar. Consciente o no de ello, el ciudadano absorto en sus pensamientos, está rodeado de elementos que incitan a pensar.